Un país escrito con Z

Euzkadi, escrito con z, es el nombre originario de la nación vasca, y no debería caer en el olvido.

Euzkadi fue un neologismo creado por el fundador del nacionalismo vasco, Sabino Arana. Este término apareció, por primera vez, en textos escritos por Sabino en el año 1896, y ya por entonces, incluía en sus límites geográficos a Gipuzkoa, Bizkaia, Araba, Nafarroa, y los tres territorios de Iparralde.

Euzkadi, escrito con z, es el nombre originario de la nación vasca, tal y como fue concebida por Sabino Arana y los demás fundadores del nacionalismo vasco.

Compártelo
Read More

Un paso más hacia el totalitarismo

El 13 de marzo de 2017 el ex President de la Generalitat, Artur Mas, ha sido condenado por un delito de desobediencia, imponiéndole una pena de dos años de inhabilitación y una multa de 36.500 euros. También han sido condenadas las ex conselleras del Govern, Joana Ortega e Irene Rigau.

A Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau se les ha juzgado y condenado por la consulta organizada en Catalunya el 9 de noviembre de 2014. Una consulta destinada a saber la opinión del pueblo catalán sobre su futuro político y su identidad nacional.

Compártelo
Read More

La rebelión de las ovejitas

La llegada del siglo XXI nos trajo a los europeos y a los americanos la imposición de una corriente de pensamiento llamada globalización. Como de costumbre, a los ciudadanos nadie nos preguntó. De repente, tanto los dirigentes de los más poderosos estados del mundo como sus gigantescos imperios mediáticos trataron de imponernos la idea de un mundo global en el que no habría espacio para los rasgos identitarios diferenciales.

Esa gran globalización pretendía convertirnos a todos en ovejas de un gran rebaño estandarizado, desprovisto de particularidades socioculturales.

Compártelo
Read More

El fracaso de Coco

Voluntarioso como él solo y un tanto sobreacelerado, Coco se esforzaba en Barrio Sésamo por explicarnos a los niños de los años ochenta la diferencia entre izquierda, derecha y centro. Al parecer, todos aquellos niños que después, de mayores, se han dedicado a la política no le prestaron la suficiente atención a aquel peludo e histriónico monstruito azul.

El espectro político del estado español está totalmente trastocado. Ninguno de los partidos de ámbito estatal está ocupando la posición que le corresponde en función a su forma de proceder.

Compártelo
Read More

El cuento del vasquito y la princesita

Érase una vez, en un convulso y desunido reino, un malvado rey que se sabía intocable.
De niño, había sido adoctrinado por un pérfido senescal que gobernó el reino con puño de hierro hasta que el joven monarca tuvo edad para ocupar el trono. Cuando llegó al poder, el bisoño rey no mostró gran interés por los aburridos problemas de sus ariscos súbditos, y se entregó a una vida de lujuria, hedonismo y codicia. Para satisfacer sus ilimitadas ambiciones pecuniarias, se alió con los hombres más ricos y poderosos de su reino y de otros reinos. Con ellos, compartía oscuros negocios que transgredían las leyes que en su reino se aplicaban a los plebeyos.
Pese a su irrefrenable tendencia a la promiscuidad, el rey, para dar imagen de seriedad ante el pueblo, estaba casado con una taciturna y resignada reina que cuidaba y criaba a sus hijos, mientras el monarca daba rienda suelta a sus más bajos instintos con otras mujeres.
La pareja real tenían un hijo, que se preparaba con esmero para llegar a ser algún día la viva imagen de su padre, y una hija, a quien su padre jamás dejaría reinar por su condición de mujer.
La triste princesita que nunca podría reinar conoció a un apuesto y fornido vasquito plebeyo, y se enamoró. El vasquito, apuesto pero no muy listo, se engañó a sí mismo pensando que si podía entrar a formar parte de la familia del malvado rey, él también gozaría de los privilegios de la familia real, pues podría cobijarse bajo el manto de impunidad que cubría al monarca y su familia.
La princesita y el vasquito se casaron, y cuando eso sucedió, el malvado rey pergeñó en su malévola mente un oscuro plan. Fingiría aceptar en su familia al plebeyo vasquito, pero si algún día los súbditos del reino se volvían contra el monarca, usaría al vasquito como cabeza de turco para demostrar que en su reino todos eran iguales ante la ley.
Fueron pasando los años, y el ingenuo vasquito entró de lleno a compartir todos los negocios sucios del malvado rey. Pero he aquí que, para sorpresa del prepotente monarca, el pueblo comenzó a criticarlo. El otrora venerado rey era ahora vilipendiado por sus súbditos, que se burlaban y mofaban de él a la vez que lo acusaban de no respetar las leyes del reino. La situación se le escapaba de las manos, así que el astuto rey decidió abdicar, dejando el trono en manos de su hijo, y juntos decidieron entregarle al pueblo la cabeza del vasquito para demostrar, con cruel cinismo, que hasta los miembros de su familia podían llegar a ser juzgados si no cumplían las leyes del reino.
El vasquito y la princesita fueron juzgados por algunos de los negocios ilegales en los que el malvado rey los metió. La atribulada princesita negó haber sido mala, y todos la creyeron para no despertar la ira del monarca y de sus poderosos amigos. En cambio, al vasquito nadie lo creyó y fue condenado a pasar varios años en los calabozos del reino.
La triste princesita fue absuelta de toda culpa, y pronto se olvidó del vasquito y volvió a ser feliz. El viejo y malvado rey siguió con sus oscuros negocios y su libidinosa vida, aunque sin el peso de la corona que ahora recaía sobre su hijo. Todos fueron felices y comieron ensaimadas y sobrasada, mientras el pueblo hacía chistes y mofa del ingenuo vasquito del que nunca más se supo.
Moraleja: Si eres un plebeyo vasquito y conoces a una princesita, huye de ella y dedícate a jugar al balonmano.

Compártelo
Read More

El carnaval disfrazado

Los carnavales de Tolosa son los más famosos y multitudinarios de la nación vasca. Se prolongan durante seis días en los que la originalidad, la alegría, el sentido del humor y las ganas de fiesta se apoderan de las calles de la localidad tolosarra, que queda adornada por el colorido de miles de disfraces, a cada cual más genial.

Y mientras los vascos disfrutamos de nuestro carnaval tolosarra sin meternos con nadie, a mil kilómetros de nuestro país se celebra otro carnaval tan famoso como politizado.

Compártelo
Read More

Inocencia corrompida

A nadie escapa que hemos vivido y vivimos tiempos difíciles. Todos, en mayor o menor medida, hemos sufrido los rigores de los años de crisis económica. Pero, por muy duros que hayan sido los últimos años en lo social y en lo laboral, hay ciertos límites que jamás deberían ser cruzados. Y para mí, uno de esos límites que nunca deberían traspasarse es implicar y manipular las inocentes mentes de los niños.

Hace unos días, ojeando un programa de televisión, presencié cómo una reportera salía a las calles de la capital del estado español con la intención de entrevistar a niños pequeños, para pedirles su opinión sobre los políticos y sobre los años de crisis económica. La reportera, que por lo visto no tenía nada mejor que hacer ese día, llegó a entrevistar a tres niños y tres niñas. Por el aspecto de los seis, calculo que oscilarían entre los cinco y los diez años de edad. Y pese a esta diferencia en sus edades, todos respondieron de forma muy similar. Los seis hicieron uso de unas expresiones que demuestran que esas mentes inocentes estaban influenciadas y condicionadas por las opiniones de los adultos de su entorno.

Compártelo
Read More

El caudillo de las ondas

Si pensamos que el periodismo debe dedicarse a informar de forma objetiva y veraz, entonces Carlos Herrera lleva años mancillando esa profesión.

Herrera nació en Almería en 1957, en pleno franquismo. Desde muy joven se mostró atraído por todo lo relacionado con el ejército español, lo que contribuyó sin duda a que se convirtiese en un ultranacionalista español de derechas, incapaz de asimilar la idea de que alguien no simpatice con la España una y grande. Debido a esa incapacidad para aceptar que otros puedan pensar diferente a él, ha basado toda su carrera periodística en atacar sin tregua a los nacionalismos vasco y catalán, y a todo aquel que simpatice con partidos políticos españoles de izquierdas.

Compártelo
Read More

La ley del verdugo frente a la ley de la víctima

El 15 de octubre de 1977 fue promulgada en el estado español la Ley de Amnistía. Un texto trampa que, aunque a simple vista parecía redactado para poner en libertad a los presos políticos del franquismo y reforzar la transición hacia la democracia, en realidad escondía la oscura intención de amparar y proteger a todos los criminales franquistas para que no fuesen juzgados por sus atroces crímenes, ya que exoneraba de toda responsabilidad a aquellos que hubiesen cometido delitos de rebeldía o sedición antes de diciembre de 1976, incluyendo los actos violentos asociados a ambos delitos. Con ello, se garantizaba que los fascistas que se levantaron en armas contra el gobierno legítimo en 1936 no pudiesen ser juzgados por ello ni por los actos criminales que cometieron en los cuarenta años posteriores.

Compártelo
Read More

La Tamborrada donostiarra

Los vascos somos un pueblo inmensamente respetuoso con las tradiciones. Generación tras generación, nuestro pueblo ha sabido proteger sus costumbres y tradiciones, logrando que lleguen vivas al siglo XXI. Y entre ese patrimonio cultural vasco está la fiesta de la Tamborrada donostiarra.

Desde las últimas horas de todos los 19 de enero y durante toda la jornada del día 20, la capital de Gipuzkoa se convierte en una fiesta multitudinaria en la que participan todos los ciudadanos, desde los niños hasta los más veteranos.

Compártelo
Read More