Entrevista a Iñigo Barandiaran, diputado del PNV en el Congreso

img-congreso

 

Esta entrevista fue concedida por Iñigo Barandiaran a NACIONVASCA.EUS el jueves 7 de julio de 2016. Dicha entrevista se realizó en la sede que NACIONVASCA.EUS tiene en Donostia y el entrevistador fue nuestro director, Aingeru Espinosa.

 

Pregunta. Señor Barandiaran, ¿favorecerá el PNV con sus votos una posible investidura de Mariano Rajoy como presidente del gobierno español?

Respuesta. No. El PNV no votará a favor de la investidura de Rajoy. Hoy en día resulta imposible otro sentido del voto que el no.

 

P. Sin embargo, desde determinados medios de comunicación españoles se viene asegurando, desde la misma noche del 26 de junio, que el PNV estaba predispuesto a favorecer la investidura de Rajoy, bien votando a favor o a través de la abstención. ¿Qué puede decir al respecto?

R. No ha habido ni hay ningún motivo para que alguien haya podido afirmar eso. Es categóricamente falso que el PNV haya estado predispuesto desde el 26 de junio a llegar a acuerdos con el PP o con cualquiera de las demás fuerzas políticas con representación en el Congreso. En estos momentos estamos iniciando la habitual etapa de diálogo que se abre siempre que hay unas elecciones, teniendo como único condicionante los intereses de Euskadi.

En los últimos cuatro años, las relaciones del PNV con el gobierno que ha encabezado Mariano Rajoy han sido muy malas. A consecuencia de ello, no contemplamos otra opción que la de votar no a la investidura de Rajoy.

 

P. Cuando el portavoz jeltzale, Aitor Esteban, se reunió con Mariano Rajoy el miércoles 6 de julio, ¿se puso sobre la mesa la posibilidad de favorecer la investidura de Rajoy a cambio de algún tipo de contraprestación para Euskadi?

R. No. Lo único que se puso sobre la mesa fue la constatación de que la dinámica en la que había entrado Rajoy y su gobierno con respecto a Euskadi era y es inasumible. Su postura en estos cuatro años ha sido, desde el punto de vista democrático, inaceptable. Durante estos años, el gobierno presidido por Rajoy se ha negado a dialogar, a debatir y a pactar, no solo con el PNV, sino con las instituciones vascas. Ante esto, solo cabe un no como respuesta a Rajoy.

 

P. Aunque el PNV ya le haya manifestado a Rajoy su intención de no favorecer su investidura, ¿ha ofrecido el presidente en funciones algo para Euskadi con el fin de que el PNV se replantee su posición?

R. No tengo constancia de ello.

 

P. Se especula en algunos medios de comunicación con la posibilidad de que la postura del PNV con respecto a Rajoy podría variar en función a los resultados electorales que se produzcan en las elecciones vascas del próximo otoño. ¿Hay algo de cierto en ello?

R. Una cosa es la formación del gobierno español y otra muy diferente el hecho de que se vayan a celebrar elecciones en Euskadi dentro de unos meses. Ahora toca elegir presidente en España y, en ese sentido, el PNV tiene muy claro que su posición será votar no a Rajoy. Y que tengamos elecciones en Euskadi dentro de poco no hará variar este voto contrario a que el actual presidente en funciones vuelva a gobernar.

 

P. Algunas fuerzas políticas han especulado con la posibilidad de votar a favor de un gobierno presidido por el PP, siempre y cuando Rajoy no fuese el presidente. ¿Cree posible que el PP se pudiese plantear la sustitución de Mariano Rajoy para facilitar el llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas?

R. No creo que eso sea posible. Rajoy ganó en las elecciones de diciembre de 2015 y ha sido el gran triunfador de las elecciones de junio de 2016. Ante eso, parece difícil imaginar que alguien desde el PP se pudiese plantear un escenario de ese tipo. En cualquier caso, si esa hipotética situación de sustitución de Rajoy se diera, la postura del PNV no variaría. El no a Rajoy no solo es un voto negativo hacia su gestión, sino a la gestión del PP. Por tanto, si el PP presentase en una hipotética sesión de investidura a alguien diferente a Rajoy, nuestro voto seguiría siendo no.

 

P. ¿Habrá terceras elecciones?

R. No confío mucho en los políticos españoles, pero espero que tengan un mínimo de seriedad para evitar llegar a unas terceras elecciones. Además, seguramente, unas terceras elecciones llevarían al PP y a Rajoy a ganar por mayoría absoluta.

Espero que en las próximas semanas se pueda formar gobierno. Es importante contar con un gobierno, aunque no se simpatice con aquellos que lo presidan. La actividad institucional necesita seguridad, igual que la necesitan la banca o los mercados.

 

P. Teniendo en cuenta que varias fuerzas políticas ya le han dicho no a Rajoy, ¿qué apoyos podría tener para una sesión de investidura?

R. El PSOE es quien va a tener que pagar el precio de favorecer con su abstención la formación de un gobierno presidido por Rajoy.

 

P. ¿Podría Ciudadanos dar su apoyo a Rajoy?

R. Creo que Ciudadanos no tiene otra opción que favorecer la formación de un gobierno presidido por Rajoy.

Ciudadanos es un partido que nació con la voluntad de ocupar un lugar en la derecha española, incluso más a la derecha que el PP, pero que no ha visto cumplidos sus objetivos. El futuro de Ciudadanos pasa por estar presente en alguna institución para poder sobrevivir.

 

P. En estos últimos días, se habla de una posible suma de votos entre PSOE, Podemos y los partidos nacionalistas vascos y catalanes para formar un gobierno presidido por el socialista Pedro Sánchez. ¿Lo ve factible?

R. No es bueno hacer conjeturas sobre bases que aún no existen. En todo caso, si se produjese, ya veríamos qué escenario se plantearía. Yo, a día de hoy, no lo veo.

 

P. ¿Se llegó a las segundas elecciones por la ambición de Podemos?

R. Sí, sin duda. Si estamos en esta situación de reforzamiento político de la derecha española, es como consecuencia de la ambición desmedida de Podemos.

Podemos nació en una situación de crisis económica y se sirvió del descontento de la gente, patrimonizándolo. Como ellos mismos han descrito, nacieron siendo una «guerra de guerrillas», pero ahora se han transformado en un «ejército regular». Se han convertido en un partido político como los demás. Se han convertido en aquella casta de la que antes pretendían huir. A partir de ahora van a tener los mismos problemas, responsabilidades y tensiones que las demás formaciones políticas.

El gran problema de Podemos es que, al margen de la contestación, no tienen una ideología concreta con la que el ciudadano se pueda identificar. Para liderar un país o gobernar instituciones, no sirve solo con la contestación, hace falta mucho más.

 

P. ¿Podría haber en la próxima legislatura una reforma constitucional?

R. Una reforma constitucional requiere de una mayoría cualificada, que a mi juicio no bastaría con estar conformada únicamente por partidos como el PP o el PSOE. Hay que contar con más fuerzas políticas, con más sensibilidades y puntos de vista, y entre ellas deben estar los partidos nacionalistas vascos y catalanes, ya que el gran problema pendiente de solución en España es su estructura territorial, que no quedó resuelto con la Constitución del 78.

Si se diera el caso de pretender una reforma constitucional, esta no tendría sentido si no se abordara desde la perspectiva de la plurinacionalidad, que permitiera superar el debate sobre distribución competencial o distribución territorial, e incorporar la idea del acuerdo entre sujetos políticos. Cabe la posibilidad de ir hacia un estado plurinacional con fundamento en un acuerdo de calado, de futuro, que además podría ser debatido por quienes no participaron en el anterior debate constitucional, que por su parte tampoco se materializó en las condiciones más idóneas.

 

Compártelo
Share

Related posts